Buscar este blog

Cargando...

NUESTRA PALABRA PROFETICA

Juan 14: 12-15
De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, el las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidiereis al padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré. Si me amáis, guardad mis mandamientos.

miércoles, 4 de mayo de 2011

Madres Usadas por Dios

Photobucket“Y le hacía su madre una túnica pequeña y se la traía cada año, cuando subía con su marido para ofrecer el sacrificio acostumbrado”. (1 de Samuel 2:19)

Ana la madre de Samuel

Todos conocemos la historia de Samuel, sabemos que fue un hombre de Dios, pero para que eso sucediera tuvieron que pasar algunas situaciones en la vida de Samuel pero más aun en la vida de su Madre.

Ana era una mujer que no se le había concedido el tener hijos (1 Samuel 1: 5), por dicha razón era irritada por otras mujeres (1 Samuel 1: 6), a pesar de no tener hijos Elcana su marido la amaba, pero como toda mujer Ana quería dar un hijo a su amado esposo, por lo cual ella oraba mucho a Dios a tal punto de desgarrar su alma delante de Jehová (1 Samuel 1: 10)

Que lindo es cuando una madre anhela a su hijo, cuando este es esperado y más aun cuando este es pedido a Dios. Por lo que leemos en las primeras línea del libro de Samuel capitulo uno nos damos cuenta que Ana era una mujer entregada a la comunión personal con Dios, que ejemplo mas lindo el que nos da a todos aquellos que anhelamos que milagros ocurran en nuestra vida. Muchos de nosotros queremos grandes cosas de Dios, pero no apartamos ni siquiera diez minutos para desgarrar nuestra alma delante del Señor, con esto no quiero decir que esa es la única forma que Dios puede contestar, pero habla mucho de tu interés por la respuesta que tanto anhelas.

Dios nunca va a rechazar una oración como la de Ana, de esas oraciones que suben al cielo y que llegan como un olor grato delante del Señor, al tiempo Dios se acordó de Ana y respondió su petición (1 Samuel 1: 19, 20) ella dio a luz a su primer hijo y le puso como nombre Samuel, porque dijo: “Por cuanto lo pedí a Jehová”.

La vida de un hijo va ir marcada desde antes que nazca, nosotros que ahora tenemos el conocimiento de Dios tenemos que orar por nuestros hijos antes que nazcan. Personalmente recuerdo cuando junto a mi esposa Yamita decidimos tener a nuestro primer bebe, a las semanas de planearlo Yamita quedo embarazada, desde el día que nos dimos cuenta que estaba embarazada comenzamos a orar cada noche, todos los días poníamos nuestras manos en su vientre y bendecíamos a nuestro hijo, meses antes que naciera decidimos que se iba a llamar UZIEL que significa Poder de Dios, ahora casi diez meses y medio desde que nació Uziel nuestro hijo es un testimonio vivo de que enfermedad jamás ha tocado su vida, Dios ha sido tan lindo que nuestras oración han sido contestadas, nuestro clamor desde antes que naciese se esta cumpliendo: “tener un hijo sano”, pero eso no es todo su nombre dirá mucho de lo que Dios hará con El, Uziel tiene Poder de Dios y cuando crezca será un siervo de Dios porque ha sido dedicado para El.

Con esto quiero decir que nosotros como padres somos responsables de que es lo que queremos para nuestros hijos, Ana es un ejemplo de Madre que anhelaba un hijo, pero más allá de todo eso anhelaba servir a Dios a tal punto que decidió entregarle por completo la vida de su hijo para que le sirviera a El. Podemos leer en el versículo del inicio como Ana cada año hacia una túnica especial para Samuel y se la llevaba al templo en donde Samuel era un digno servidor de Dios.

Nada en la vida de Samuel hubiera pasado si el no hubiese tenido una madre tan entregada y sensible a la voz de Dios, he ahí el hecho de que Samuel también fue sensible a la voz de Dios a tal punto de ser uno de los grandes de la Fe.

Las madres juegan un papel muy importante para el futuro que sus hijos tendrá, depende de cada una de ellas el permitir que Dios sea quien las guíe y también depende mucho de nosotros como esposos respaldar a nuestras esposas para que sean buenas madres y como hijos también tenemos que reconocer lo importante que son nuestras madres sean como sean, ellas un día tuvieron el amor de cuidarnos y protegernos y hasta orar por nosotros y por esa razón estamos donde estamos.

Dios bendiga a cada Madre por el trabajo tan lindo que realiza para nosotros los hijos.

Autor: Enrique Monterroza

Tomado de www.devocionaldiario.com

lunes, 25 de abril de 2011

ESTA VIVO!!!




Pasaje clave: 1º Corintios 15:1-8.

Cristo murió por nosotros. Sin embargo, si hubiese permanecido en la tumba, no hubiese habido esperanza de salvación para el ser humano. La resurrección de Cristo da evidencia de que Él es el verdadero Hijo de Dios.

Es cierto. En un principio la crucifixión de Jesús desmoralizó a sus seguidores. Aquel pequeño grupo de discípulos estaba ahora disperso y aterrorizado. Los enemigos de Jesús estaban celebrando la victoria. Pero tres días después de la muerte de Jesús ocurrió el milagro: ¡Jesucristo resucitó de entre los muertos!

Después de que se mostrara ante muchas personas (1º Corintios 15.6) y les dirigiera palabras de ánimo, ascendió a los cielos Este tampoco fue un secreto porque lo hizo mientras sus discípulos lo miraban (Lucas 24.50-51).

¿Qué hace Cristo ahora? Cuando ascendió al Cielo tomó el lugar que le correspondía, sentándose a la diestra del Padre (Hebreos 8.1).

Leamos dos textos de la Biblia que dicen lo que Él hace ahora:

“Hijitos míos, les escribo estas cosas para que no cometan pecado. Aunque si alguno comete pecado, tenemos ante el Padre un abogado defensor, que es Jesucristo, y él es justo”. (1º Jn.2.1).

“Pero como Jesús no muere, su oficio sacerdotal no pasa a ningún otro. Por eso puede salvar para siempre a los que se acercan a Dios por medio de él, pues vive para siempre, para rogar a Dios por ellos” (Hb.7.24-25).

Muchas religiones han edificado capillas y altares en las tumbas de sus líderes. Dentro de ellas se encuentran los huesos venerados de sus muertos. Pero la tumba de Cristo está vacía gracias al milagro que ocurrió tres días después de Su crucifixión. ¡Cristo se levantó de entre los muertos! Este es el hecho que cambió la Historia. Jesucristo está vivo y anhela obrar en la vida de aquellos que confían en Él.

¡Vivamos una vida al 100 %!

Por Pastor Rubén Kassabián

lunes, 18 de abril de 2011

LAS SIETE PALABRAS DE JESUS EN LA CRUZ

Publicado en Vida Cristiana el 10 abril 2009 - Tiempo de lectura 9'34 minutos

crucificadoJesús, nuestro Mesías, dijo 7 palabras mientras estaba colgado en la cruz, aún en su agonía, aún cuando el dolor lo consumía, tomó tiempo para regalarnos estas siete palabras.

Palabras que al estudiarlas cambiaron mi manera de ver la vida, mi manera de pensar, mi manera de vivir.

1. Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.

Lucas 23:34 Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre si sus vestidos, echando suertes.

Olvida por un momento lo que se nos dice que debemos de hacer. Ponte en el lugar de Jesús.

¿Haz alguna vez sentido un dolor tan terrible que quisieras morirte para dejar de sentirlo? Si no conoces ese tipo de dolor, te puede ser difícil entender lo que te diré a continuación, pero si lo has experimentado, entonces me entenderás.

Una cosa es lo que se dice y otra lo que se hace. Desde un momento de tranquilidad todos podemos decir: es importante perdonar. Pero Jesús estaba siendo torturado en ese mismo momento. Y oró por las personas que le estaban causando el dolor!!!

Las personas que le hacían sufrir un dolor insufrible, eran las personas por las que el intercedía delante del Padre.

La historia de Jesús la podemos mirar como el que lee un libro de acontecimientos pasados y sólo mirarlo desde lejos, o podemos vivir cada momento de los acontecimientos bíblicos y ver así la realidad de nuestro Señor y de nuestras vidas.

¿Qué se me podría hacer a mí que sea tan terrible como lo que se le hizo a Jesús? Y si aún se me hiciese, yo soy pecador y me merezco las cosas malas que me pasen en la vida. Pero Jesús nunca pecó, nunca le causó mal a nadie.

¿Que me puede impedir a mi que yo perdone?

Por eso te digo que estas palabras cambiaron mi vida.
Porque yo si creo que Jesús las dijo. Yo si creo que las dijo en el mismo momento de la agonía. Y sobre todo, yo si creo que su petición fue genuina donde el realmente deseaba que Dios los perdonara. Es mas, su gozo aun en ese momento estaba en que el Padre los perdonase!

Lo que Jesús predicó fue genuino. Cuando dijo orad por vuestros enemigos, era por que el mismo lo hacia y lo hace. Cuando dijo perdonad hasta setenta veces siete es porque el mismo cree en perdonar.

Es aquí donde esta mi seguridad en que no importa cuan miserable yo sea, el me sigue amando, y si mi arrepentimiento es de corazón el me sigue perdonando. Por la sencilla razón que ese es el, un Dios de perdón y de misericordia.

Hoy tengo paz que el me ha perdonado. Por Jesús decir esta palabra yo creo que Jesús de verdad vive cada palabra que predica. Mi seguridad en el no depende de mi palabra, depende de su palabra!

2. De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.

Lucas 23:43
Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.

Siempre se nos habla del ladrón bueno y del ladrón malo que fueron crucificados con Jesús. Pero hay más de esta historia.

Cuando los dos ladrones fueron crucificados con Jesús, uno a la derecha y el otro a la izquierda, los dos injuriaban al Señor, los dos se burlaban de el.

Mateo 27:38 Entonces crucificaron con el a dos ladrones, uno a la derecha, y otro a la izquierda.
44 Lo mismo le injuriaban también los ladrones que estaban crucificados con el.

Observa como dice aquí los ladrones.

Pero algo sucedió en el transcurso de esas amargas horas. Algo le dijo a uno de los ladrones que este Jesús no era un hombre cualquiera, algo le dijo a uno de los ladrones que este hombre era rey! Quizás pudo haber sido el letrero que pusieron sobre su cabeza:

Lucas 23
38 Había también sobre el un titulo escrito con letras griegas, latinas y hebreas: ESTE ES EL REY DE LOS JUDIOS.

O quizás fue algo más específico, quizás fue algo en el mismo Jesús. Quizás fue el momento donde oro por sus transgresores, o quizás fue una mirada de amor.

¿Te recuerdas cuando Jesús te llamo?

Cuando yo por primera vez estuve cerca de el, cuando por primera vez dejo de ser religión, dejo de ser tradición y se convirtió en mi salvador personal, hubo algo que sentí que es difícil de describir. Fue como cuando los discípulos lo volvieron a tener cerca, sabían que era el pues sus corazones ardían!

Lucas 24
31 Entonces les fueron abiertos los ojos, y le reconocieron; mas el se desapareció de su vista.
32 Y se decían el uno al otro: ¿No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abría las Escrituras?

Hay algo en Jesús que ningún otro hombre tiene. Hay un profundo amor que continuamente esta emanando.

¿Como hay personas que se pueden resistir?

¿Como se pudo resistir uno de los ladrones mientras el otro le reconocía como rey?

Acuérdate de mi cuando vengas en tu reino. Con estas palabras se atrevió aquel hombre hacer una oración. Con estas palabras le reconoció como rey aun cuando su rostro estaba desfigurado y su corona era de espinas!

Oh, que momento tan grande!

Nosotros que necesitamos milagros para creer.

Nosotros que cuando solo una cosa nos va mal nos alejamos de la iglesia enseguida.

Por tan poco se desvanece nuestra fe. Pero este ladrón le creyó sin pruebas, le creyó con tan solo mirarlo.

Todos podemos comenzar con un corazón duro, este ladrón lo hizo así. Pero tiene que haber algo en nosotros que se derrita a la presencia de Dios.

Y fíjate cuan grande fue su recompensa, por cuanto le creyó a Jesús en la cruz y no en los milagros, este ladrón, este insignificante hombre para la sociedad fue el primero en entrar con Jesús en el paraíso!!!

Vivo mi vida esperando ese día cuando mi Jesús me lleve a mi nueva morada. No vivo con temor del mañana pues ya mi Jesús ha preparado morada para mí. Ahora vivo tomando en cuenta cada minuto de mi presente, pues es un regalo maravilloso de parte de Dios. De mi futuro, mi Cristo se ocupara, nada me tengo que preocupar.

3. Mujer, he ahí tu hijo… He ahí tu madre.

Juan 19
26 Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien el amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo.
27 Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.

La humanidad de Jesús queda marcada con esta palabra en una forma viva.

Cuanto amaba Jesús a su madre, que aun en la hora de su muerte y su agonía todavía se ocupa de ella, todavía la sigue protegiendo.

Que momento tan difícil para María, ver a su hijo clavado en la cruz. Seguro que su llanto no encontraba consuelo aun cuando ella había dicho he aquí la sierva del Señor. Admiro a nuestra hermana María por su entrega a Dios. Cuantos de nosotros no estamos dispuesto a sacrificar ni si quiera una hora de nuestro tiempo por el Señor y aquí nuestra hermana María estuvo dispuesta a soportar aun el dolor de ver a su hijo morir en una cruz sin haber cometido falta alguna.

Jesús sabe lo que es el dolor. El conoce lo que es el sufrimiento. Cuando tu te le acercas en oración por una madre, por un hijo, por un ser amado, el sabe por lo que estas pasando. El no te abandona ni te ignora.

Justificado hubiera sido para Jesús concentrarse solo en su dolor. Pero no lo hizo así. Sino que saco tiempo para ocuparse de su madre y de Juan. A Juan el más joven de sus discípulos tampoco lo quería dejar solo.

Yo se que Jesús oye mis oraciones. Yo se que entiende mi dolor y estoy seguro que se ocupa de mi y no me deja solo.

Esta palabra me confirma que mis oraciones no se pierden en el aire. Esta palabra me anima a pasar tiempo con mi Salvador y me deja ver que el orar es una delicia, es un milagro extraordinario del cual Dios me hace participe.

4. ¿Eli, Eli, lama sabactani?

Mateo 27
46 Cerca de la hora novena, Jesús clamo a gran voz, diciendo: ¿Eli, Eli, lama sabactani? Esto es: ¿Dios mío, Dios mío, por que me has desamparado?

Muchas veces me pregunte, ¿ por que Dios abandono a su hijo?

Cuando la gente oyó a Jesús decir estas palabras, pensarían que estaba pidiéndole ayuda a Jehová. O tal vez los eruditos, los estudiantes de las Sagradas Escrituras, pensarían que estaba recitando el salmo 22.

Así también puede ser que muchos hoy día al leer estas palabras solo lo tomen como una señal del dolor que Cristo paso.

Pero es mucho más que una simple señal de su dolor.

La Biblia nos dice:

Mateo 27
45 Y desde la hora sexta hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena.

La hora sexta es el medio día para nosotros y la hora novena son las tres de la tarde. Este es el tiempo cuando mas fuerte brilla el sol. Pero aquel viernes fue diferente. Todas las tinieblas del infierno se levantaron en contra de Jesús, todo el pecado del mundo fue puesto sobre el. El que nunca había conocido pecado se hizo pecado por nuestra culpa.

2 Corintios 5
21 Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en el.

Tu pecado y el mío fueron sobre el. Tu y yo debimos de haber muerto en aquella cruz, no Jesús, pero el tomo nuestro lugar.

El Espíritu de Dios se tuvo que separar de Cristo para que el pecado se pudiera venir sobre el, y así quiso el Señor que quedase constancia de tan gran sacrificio y de tan gran momento cuando el toma nuestro lugar!

¿Dios mío, Dios mío, por que me has desamparado?

Aquí no queda duda, el mismo Espíritu Santo se había separado de el, Jesús Hombre vencía el pecado.

No solo sufrió nuestro Salvador la agonía física pero también tuvo que sufrir la agonía espiritual.

5. Tengo sed.

Juan 19
28 Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliese: Tengo sed.

Aun hasta el día de hoy, hay poder en la sangre que Cristo derramo.

La palabra tengo sed refleja que ya casi no quedaba líquido en su cuerpo. Daba hasta la última gota de su sangre por nosotros.

Dice la palabra que aun en el final una espada traspaso su costado, y así Dios lo permitió por si aun quedaba algo mas que dar, así su hijo lo daba TODO.

Juan 19
34 Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua.

Cuando el Señor te pide un sacrifico de tu parte para el, ¿como se lo puedes negar? El lo dio todo por nosotros sin escatimar nada.

Romanos 8
32 El que no escatimo ni a su propio Hijo, sino que lo entrego por todos nosotros, ¿como no nos dará también con el todas las cosas?

Señor poco soy para servirte, pero en lo que tú estimes que yo debo hacer, heme aquí mi rey.

Cuando sirvamos a Dios, no lo hagamos por gloria, ni prestigio, ni posiciones. Hagámoslo solo por amor y agradecimiento. Al final, solo el lo hace posible.

6. Consumado es.

Juan 19
30 Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entrego el espíritu.

Consumado es.

Consumado es.

Consumado es.

Quisiera decirlo mil veces.

Cuando el Señor dijo estas palabras, se conmovió el universo completo. Todos los demonios del infierno supieron que estaban vencidos. La muerte había sido destruida, la victoria era total!!!

Nuestro Jesús venció!!!

Nuestro Salvador gano la batalla!!!

Y junto con la siguiente palabra:

7. Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.

Lucas 23
46 Entonces Jesús, clamando a gran voz, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Y habiendo dicho esto, expiro.
La tierra se estremeció. Ni siquiera pudo contener a sus muertos!!!

Mateo 27
51 Y he aquí, el velo del templo se rasgo en dos, de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron;
52 y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron;
53 y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de el, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos.
54 El centurión, y los que estaban con el guardando a Jesús, visto el terremoto, y las cosas que habían sido hechas, temieron en gran manera, y dijeron: Verdaderamente este era Hijo de Dios.

El velo se rasgo porque ya se había acabado la separación entre el hombre y Dios. Ahora ya yo no necesito que un sumo sacerdote interceda por mí, yo puedo venir por medio de Cristo directamente a mi Padre Celestial. Gloria a su nombre.

Fíjate como el espíritu de Cristo va inmediatamente al Padre. Por eso le dijo al ladrón arrepentido, hoy estarás conmigo en el paraíso. Lo que muere es el cuerpo no el espíritu.

Ahora se que cuando muera, no estaré en una tumba fría, porque inmediatamente mi espíritu ira al Padre!

Gracias Padre por estas hermosas siete palabras.

Pastor Pablo Caballero.

viernes, 18 de marzo de 2011

EL FRUTO DEL ESPIRITU : LA PAZ

El fruto del Espíritu Santo es la evidencia visibel y externa de nuestra salvación, es mostrar el carácter mismo de Crsito en nosostros.

El objetivo de toda esta serie de enseñanzas es: desarrollar el fruto del Espíritu Santo en nuestras vidas, que nuestro corazón y carácter sea transformado y convencer al mundo.

LA PAZ

En Gálatas 5:22, Filipenses 4:7 y Juan 14:27 entre otros, habla sobre la paz, pero que paz? la paz surge de la palabra airene, que se refiere a la paz como un estado tranquilo del alma. Como podemos obtener esa paz?

En Romanso 5:1 nos dice que debemos estar a cuentas con Dios para experimentar esa paz y poder dar y reflejar a otros, pues de lo contrario si andamos según las obras de la carne expuestas en Gálatas 5:16, éstas robarán mi paz por que no estoy con la presencia de Dios en mi vida.
Pues solo Dios es el dador de esa paz que sobrepasa todo entendimiento y que no importa la circunstancias que me rodeen, pues no me muevo por mis propias emociones sino por la inmensa paz que Dios pone en mi vida cuando El es el centro de mi ser.
Cuando me dejo gobernar por su Espíritu Santo, entonces su fruto se manifiesta.

En conclusión:

  • No puedo tener paz si no he aceptado a Cristo en mi corazón.
  • No puedo tener paz si no desecho las obras de la carne en mi vida.
  • No puedo tener paz si Cristo no obra en mi
  • Debemos perseverar constantemente en su palabra, que nos da fé y esperanza y esa esperanza gloriosa me traerá paz.
  • Debemos dejar nuestras cargas en El, pues El prometió que las llevaría Filipenses 4:6-
Quieres tu poder experimentar esa paz de la que te he hablado? a pesar de las circunstancias por las que estés atravesando? Solo hay un camino que trae paz, Jesucristo, abre tu corazón y pídele que entre a tu vida, acéptalo como Señor y Salvador y empezarás a sentir que un bálsamo de paz se derrama sobre ti.

miércoles, 16 de febrero de 2011

COMO DIOS QUIERE QUE SE AMEN LOS ESPOSOS Y SEAN UNA SOLA CARNE

El matrimonio no fue un invento humano, fue creado e instituido por Dios (Gen. 2:23-24), es su voluntad perfecta por eso a través de toda la escritura podemos ver pautas que nos enseñan a vivir los esposos siendo una sola carne.

1.- Los esposos deben amarse poniendo a Dios en primer lugar en su relación (Mateo 22:36)
Un cordón de tres dobleces es difícil de romper, si quieren en sus fuerzas mantener su relación dificilmente por no decir que no lo van a lograr. Dios es el único que me puede ayudar a amar a mi cónyuge como debe ser y a verlo con ojos de amor, a aceptarlo como es, y sobre todo a recordar que cuando nos casamos hicimos un pacto con Dios en primer lugar de amar a ese hombre o a esa mujer con la que estoy uniendo mi vida para siempre. Si aprendo a mirar a mi cónyuge a través de Cristo puedo mirar lo positivo que hay en él o en ella y sobrellevar las cosas difíciles.

2.- Teniendo en cuenta que son una misma carne en todo sentido (Génesis 2:7; 21-22)
De una persona, Adán, Dios hizo dos personas, de una las hizo dos, este principio es el que nos lleva a la unidad en el matrimonio. Esta unidad se da a través de la relación íntima de esposo y esposa, en el matrimonio la relación sexual es pura, sagrada y buena ante los ojos de Dios, porque esa unión es hacerse una sola carne. En pareja debemos trabajar el uno en beneficio del otro. Dios tomó a uno e hizo dos, ahora en el matrimonio Dios toma a dos y hace uno, este es el misterio del matrimonio.
A Dios no le agrada el egoísmo ni la competencia entre cónyuges, son uno solo! que le podemos negar? cuestionar? avergonzar? criticar? si somo uno entonces al hacer eso a mi pareja me lo estoy haciendo a mi mismo.

3.- Amarse con fidelidad y compromiso (Mulquías 3:14)
Fidelidad no solo en el ámbito sexual, sino en ayudarle a crecer a mi esposo o esposa, debemos ser fieles a los cambios, ahí es cuando debe mantenerse firme ese pacto que hicimos cuando nos casamos. Fieles a los cambios significa que cuando mi pareja cambia su cuerpo por darme unos hermosos hijos le voy a amar igual, cuando mi pareja tiene que usar lentes le voy a amar igual, cuando engorde un poquito y ya no tenga la figura de un fisico culturista le voy a amar igual....pero lamentablemente hoy en día no tenemos una clara conciencia de lo que significa el pacto matrimonial.

Un pacto es algo sagrado, algo de honor, de palabra, pero ahora se ven matrimonios desechables, la próxima vez que estemos pensando en que nuestra pareja es una carga en mi vida, que es demasiado duro y difícil el matrimonio, mirle a través de Cristo y ve que es un regalo de Dios para ti.

lunes, 7 de febrero de 2011

TODO HUELE A AMOR





Llegó uno de los meses mas esperados y comerciales tal vez después de diciembre, febrero es el mes con mayor expectativa en los negocios, ventas, compras, demostraciones, programas, invitaciones, eventos y más....
Todo eso está muy bien, pero nos hemos preguntado y cuando llega el 1ero de marzo que??? acaso se acaba el amor?, o es mas bien que todas esas demostraciones de febrero son empujadas por todo el medio que nos rodea? Puede ser que muchas personas se dejen llevar por el compromiso de demostrar amor o amistad aun cuando no lo sienten, y pueda también que muchos lo hagan de corazón.

Sin embargo, hoy quiero hablarte de un amor que si es verdadero y mas que eso, va mucho mas allá de lo que podemos imaginar, ha! y también es eterno..., ese verdadero amor solo se encuentra en Jesús, te amó tanto tanto, que entregó no un obsequio, no un detalle, no algo....lo entregó TODO por ti, hazta su última gota de sangre, no escatimó nada solo por demostrarte cuánto te ama, El tomo tu lugar y el mío, pagó nuestras culpas y nos hizo libres de todo pecado a travéz de la muerte en la cruz, y con eso no conforme nos dió otro inmenso regalo la vida eterna junto a El.

Quizá en tu vida nunca has sentido el amor, tal vez piensas que nadie te ama, o que no lo mereces, tal vez te han lastimado muchas veces y ya no quieres creer en ningún amor, o a lo mejor, piensas que estas rodeado de mucho amor pero aún asi en tu corazón hay un vacío inmenso, déjame decirte que el amor de Jesús, es el único a prueba de fallas! el verdadero y el que llena todo espacio vacío.

Ahora quiero presentarte a Jesús para que puedas disfrutar de su amor, de su compañía, de sus palabras, si quieres hacerlo solo cierra tus ojos y di esta oración:

Señor Jesús, sé de ese amor que tienes para mi, sé cuánto tiempo me has buscado, pero ahora estoy aqui reconociendo que Tu moriste en esa cruz porque me amaste, abro mi corazón y te invito a morar en el, te recibo como Señor y Salvador de mi vida, escribe mi nombre en el libro de la vida y permíteme vivir cada día sintiendo cuánto me amas.
En tu precioso nombre Jesús.
Amén.

Ahora tienes ese amor en tu corazón pero es importante que lo sigas cuidando día a día, alimentándolo y haciendolo crecer, llámanos o escríbenos a nuestro mail y te guiaremos en esta hermosa decisión que has tomado, o asiste personalmente a nuestra iglesia, estaremos gustosos de recibirte.

jueves, 27 de enero de 2011

LA FORTALEZA ESPIRITUAL

DIOS LE DIJO A JOSUE ESFUERZATE Y SE VALIENTE QUE YO ESTARE CONTIGO.

Se ha dicho que los seres humanos son criaturas de hábitos.

Muchas de nuestras prácticas se vuelven automáticas y, con frecuencia, ni siquiera estamos conscientes de que hacemos ciertas cosas o que las realizamos de modos específicos.

El encabezado de “Malos hábitos” cubre una gama muy amplia de conductas negativas y podrían definirse como todo lo que inhibe el crecimiento cristiano u ofende a otros.

Podemos estar hablando de los llamados pecados del espíritu, tales como la envidia, los celos, la malicia, las murmuraciones, las mentiras, las críticas contra otros, el egoísmo, la impaciencia, las querellas, la morosidad, etc.

O bien, podemos referirnos a los actos compulsivos tales como los de comer, beber, gastar dinero, leer y ver pornografía, trabajar en exceso, las fantasías y los pensamientos malos, la masturbación, las maledicencias, etc.

El tema de los malos hábitos adquiere una importancia especial en vista de la exigencia bíblica de que los cristianos “anden en vida nueva” (Romanos 6:4).

Al entregarnos al Señor, pidiéndole que examine nuestros corazones y nos revele lo que le desagrada, comenzaremos a ver muchas cosas feas que es preciso que corrijamos.

(Salmo 139:23,24)

1 Oh Jehová, tú me has examinado y conocido.
2 Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme; Has entendido desde lejos mis pensamientos.
3 Has escudriñado mi andar y mi reposo, Y todos mis caminos te son conocidos.

4 Pues aún no está la palabra en mi lengua, Y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda.

5 Detrás y delante me rodeaste, Y sobre mí pusiste tu mano.
6 Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; Alto es, no lo puedo comprender.
7 ¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia?

……
23 Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos;
24 Y ve si hay en mí camino de perversidad,
Y guíame en el camino eterno.

Lo más importante que es preciso recordar respecto a los malos hábitos es que desagradan a Dios y, con Su ayuda, se pueden abandonar, reemplazándolos con otras alternativas más correctas.

Ninguno de nosotros es inmune al cambio. El evangelio se especializa en las transformaciones

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. (2 Corintios 5:17).

Sabemos que Dios puede obrar en nuestras vidas, con el fin de ajustar nuestra conducta a lo que le complace.

“Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas” (Efesios 2:10).

El cristiano posee ahora recursos para vivir muy por encima del mundo. La Biblia enseña que cualquiera que es nacido de Dios no practica el pecado”.

ESTRATEGIA A SEGUIR

1. RECONOCER QUE MALOS HABITOS TENEMOS

Tenemos que agradecer a Dios por ponerlos en evidencia y por sentirnos suficientemente interesado en su vida espiritual como para buscar soluciones para los problemas relacionados con los malos hábitos.

El cambio es posible para todas las personas, sin tomar en cuenta la edad u otras limitaciones. “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13). La ayuda del Señor y la perspectiva de romper las cadenas de la vida egoísta deberán proporcionar suficiente motivación para obtener la victoria final.

2. RECIBIR A JESUS COMO NUESTRO SENOR Y SALVADOR PERSONAL

Usted alguna vez ha recibido a Jesucristo como su Señor y Salvador personal.

Se puede suponer que una persona que hace preguntas sobre cómo vencer sus malos hábitos será cristiana; pero no lo den por sentado. ¿Confía en haber experimentado la relación permanente con Cristo que proporcionará el poder prometido por Dios para que se realice el cambio?

3. TENEMOS QUE ENFRENTAR A NUESTROS MALOS HABITOS (PECADOS)

Es necesario identificar los aspectos que requieren un cambio.

Se trata de un reto al que es preciso enfrentarse en forma realista, porque los hábitos son difíciles de romper. No se pueden eliminar simplemente con “buenos deseos”.

El uso de frases piadosas tiene pocos efectos positivos. Es preciso actuar, hacer un esfuerzo. El Apóstol Pablo subrayó esto con claridad, al decir: “¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?” (Romanos 7:24). Las curas no son instantáneas ni fáciles.

4. CONFESAR A DIOS NUESTROS MALOS HABITOS (PECADOS), Y BUSCAR SU PERDON

Hagamos un compromiso con Dios de esforzarnos y ser valientes para obtener la victoria. Una entrega definitiva en un momento y en un lugar dado, preparará el escenario para que se produzca el cambio.

Adopte una posición firme, sea vencedor de obstáculos (véase la declaración de Josué, en Josué 24:15).

“ … pero yo y mi casa serviremos a Jehova”

5. UTILIZAR EL PRINCIPIO DE REEMPLAZAMIENTO O INTERCAMBIO.

El Apóstol Pablo nos habla del principio de “despojo del viejo hombre” y “revestimiento con el nuevo”.

“En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad” (Efesios 4:22-24).

Esto nos lo podemos representar en el sentido de quitarnos una ropa sucia y cambiarla por otra limpia. Pablo ilustra este principio como sigue:

“Por los cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo…” (Efesios 2:25),

y el que hurtaba, no hurte más, sino trabaje…” (Efesios 4:28).

El aprenderse de memoria versículos de la Biblia puede ser una gran ayuda para “despojarse del viejo hombre” y “revestirse con el nuevo”. Para un cristiano angustiado por su inclinación a maldecir y usar malas palabras, será útil un pasaje como el que sigue:

“Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes” (Efesios 4:29).

En otros momentos, se puede usar alguna frase de alabanza, como las de los Salmos 24 “Quien subirá al monte de Jehová? Quien estará en su lugar santo? El limpio de manos y puro de corazón. El que no ha elevado su alma a cosas vanas, Ni jurado con engaño”

o 103. ¡SIEMPRE hay una alternativa espiritual para cada mal hábito que se deseche!

1 Bendice, alma mía, a Jehová, Y bendiga todo mi ser su santo nombre.
2 Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios.
3 El es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias;
4 El que rescata del hoyo tu vida, El que te corona de favores y misericordias;
5 El que sacia de bien tu boca. De modo que te rejuvenezcas como el águila.
6 Jehová es el que hace justicia Y derecho a todos los que padecen violencia.

6. EL ESTUDIO DE SU PALABRA

La lectura y el estudio diario de la Biblia, el aprendizaje de memoria de versículos de las Escrituras y la oración tienen un gran valor.

Cuando los pensamientos de Dios invaden nuestras mentes, las cosas deberán comenzar a cambiar.

7. COMPARTA SUS PROBLEMAS Y TRIUNFOS CON OTRO HERMANO EN LA FE

Establezca algún lazo con otro cristiano para compartir mutuamente sus problemas, sus oraciones y sus triunfos. Este tipo de “sistema de compañerismo” ha sido muy útil para muchas personas.

8. BUSCAR OPORTUNIDADES DE SERVIR A CRISTO

Busque oportunidades para servir a Cristo. Cuando comenzamos a compartir con otros nuestro propio yo, nuestras experiencias, los frutos de nuestro estudio de la Biblia y nuestras victorias personales, nos “fortalecemos en el hombre interior”.

9. BUSQUE UNA IGLESIA PARA CONGREGARCE

Sea miembro de una iglesia que enseñe las doctrinas bíblicas, deberá establecer esa relación. Esto le dará la oportunidad de tener compañerismo con otros cristianos, orar, estudiar la Biblia y servir al Señor.

10. ESCOGER UNO DE LOS MALOS HABITOS Y FIJE UNA META INMEDIATA PARA SUPERARLO

11. ORAR EN COMUNION CON DIOS PIDIENDOLE EL TRIUNFO

Citas bíblicas

“Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo y huirá de vosotros. Acercaos a Dios y él se acercará a vosotros” (Santiago 4:7,8).

“En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti” (Salmo 119:11)

“Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro. No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias; ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.
Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia (Romanos 6:11-14).

“Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó” (Romanos 8:37).

“Y decía a todos: si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame (Lucas 9:23).

“Porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad… Para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo” (Filipenses 2:13-15)